New York Steak

La New York Steak o chuleta de Nueva York es uno de esos cortes que, en los últimos tiempos, ha desatado rumores y susurros entre los grandes amantes de la carne. Y no es para menos, porque la New York Steak es uno de esos cortes que hay que probar sí o sí. El Tomahawk o el T-bone son cortes especiales que ya nos van resultando más familiares y podemos hacernos una idea acerca del origen de su nombre al verlos, pero ¿de dónde viene el nombre de esta chuleta? ¿Por qué esta fama? ¿Qué es lo que hace a este corte tan especial?

Son muchas preguntas y todas ellas vamos a responderlas en este artículo. Te vamos a contar todo sobre la New York Steak para que te conviertas en un auténtico experto o experta.

Vamos con un poco de historia

¿Qué en el colegio no te gustaba la historia? Esta sí te va a gustar.

En 1850, el famoso restaurante neoyorkino Delmonico´s sirvió uno de los que acabaría siendo su plato estrella: el Delmonico Steak. Un corte proveniente del lomo bajo de la vaca, que conquistó los paladares de la ciudad y empezó a atraer gente de todas partes.

Dada la gran reputación en la ciudad de Nueva York de este restaurante, este corte se popularizó mucho y empezó a conocerse como New York (strip) Steak. (¡Imagina lo espectacular que sería para que la llamaran con el nombre de la ciudad!)

New York Steak 01

¿Qué parte de la vaca es la New York Steak?

La chuleta New York es un corte que proviene de la parte media/baja del lomo. No es demasiado grande, lo que la hace muy manejable en la cocina.

El hecho de que conserve el hueso le permite pasar por un proceso de maduración óptimo para maximizar sus propiedades, así como conservar sus jugos en el momento del cocinado.

¿Por qué es tan especial?

La New York Steak proviene de un músculo del animal que trabaja poco: el longissimus. Esto hace que la carne sea muy tierna de por sí.

Además, cuenta con mucha grasa intramuscular, algo que se puede comprobar fácilmente con solo mirarla.

A simple vista ya percibimos esas deliciosas vetas de grasa, llamadas “marmoleo” porque se parecen a las vetas del mármol. Estas pequeñas vetas consiguen una de las grandes maravillas que caracterizan a los cortes premium: un extra de sabor y un plus ternura. Estás salivando, ¿verdad? Pues espera, que ahora vamos a explicarte cómo disfrutarla.

New York Steak 2

¿Cómo preparar la Chuleta New York?

Algo maravilloso de este corte es que, por su menor tamaño, es que no tienes que esperar a una gran reunión. Sino que es perfecto si se quiere disfrutar en soledad un día cualquiera de la semana, como capricho.

Pero vamos con el cocinado. Con esta chuleta no hace falta complicarse: lo mejor es hacerla a la parrilla.

Sacamos la pieza de la nevera a temperatura ambiente hasta que alcance aproximadamente 20 grados, antes del cocinado para que se atempere. Déjala hacerse por cada lado durante unos 3 minutos para que esté al punto, cosa que te recomendamos para que no se seque y pierda todo su encanto. Puedes dejarla más tiempo si prefieres la carne hecha o muy hecha.

Una buena guarnición de patatas panaderas o pimientos asados y un tinto son el complemento ideal para terminar de coronar el que será uno de los grandes platos de tu vida.

Lucho te cuenta alguna cosa más en este vídeo

En Arcecarne trabajamos codo con codo con nuestros ganaderos y realizamos todos nuestros procesos en instalaciones propias manejadas por profesionales de la carne para garantizar la máxima excelencia y calidad de cada pieza. Todo para que, una vez en tu plato, solo tengas que saborear.

¿Quieres tu New York Steak? Pídela Aquí